sin corazón

jueves, 28 de mayo de 2009

¿Dónde está mi corazón?-se preguntó muy preocupado el pequeño muñeco de trapo al despertarse y encontrar un pequeño agujerito en su tela y trozos de relleno por fuera.-desapareció!
El pequeño muñeco se levantó de la cama muy apesadumbrado y recorrió su pequeña habitación de un lado a otro buscándo si corazoncito, pero no logró encontrarlo, triste y abatadido decidió salir a la calle y buscarlo, por cada calle, por cada rinconcito que pudiera parecer sospechoso.
Pero, ¡pobre muñequito de trapo! no hayó ninguna pista sobre su corazoncito rojo arrancado de su tela y dejado su relleno ajado.
Lloró y lloró el pobre muñequito de trapo arrastrando sus pequeños piececitos de tela por la carretera abandonada, los papeles volaban a su alrededor mientras se dirigía a algún lugar sin rumbo, entonces cayó agotado en mitad de la calle, de tanto buscar su corazoncito rojo sacado de su pecho de tela y dejado el relleno fuera.
Cuando abrió sus ojillos, un botón negro y un agujerito bordado en rojo se encontró en un lugar muy luminoso, abrió su pequeña boquita de la sorpresa, cruzada por hilo negro, pero no podía hablar! se asustó mucho mucho y se levantó corriendo, ¿que me está pasando? ¿donde estoy?-se preguntó el pobre muñequito de trapo sin corazoncito y con el relleno por fuera, se miró y estaba cosido de nuevo! pero no tenía corazoncito,solo habían remendado sus pequeñas heriditas.
Andó y andó por aquel palacio extraño y nos e cruzó con nadie, desesperado se puso de nuevo a llorar, corazoncito mio vuelve a mi, te extraño mucho..¿qué haré sinti? se lamentaba el pobre muñequito de trapo.
Encontró una pequeña habitación abierta, todo era diminuto, como el muñeco de trapo, el castillito, su ciudad, era su mundo de trapo donde todo era exactamente como debía ser, pero escuchó un sonido peculiar, una melodía peculiar, sublime que entraba en el cuerpo y lo llenaba de una sensación dificil de explicar, cuando abrió la puertecita se encontró con un pequeño piano y una muñequita de trapo tocando, vestida de rosa, con tutú de bailarina de ballet, sus ojitos eran dos brillantes rojos, y su boquita se torcía en una simpática sonrisa placentera, tocaba el piano concentrada, sintiendo lo que tocaba, transmitiendo un sentimiento que el pobre muñequito de trapo no supo entender del todo, ¿cómo podía disfrutar de aquello?
la muñequita terminó de tocar y se levanto, moviéndose gracilmente hasta llegar a él.
-hola, me alegro mucho de que estés bien, ¿puedo ayudarte?¿necesitas algo? estas muy triste aunque lo ocultes bien.
el muñeco de trapo se alejó un poco, no podía hablar, tenía su boquita cosida, se asustó al oir la voz de la muñequita de trapo bailarina, su voz era como un canto de pájaro en sus oidos, ella seguía hablándole amablemente, y él cada vez más quería alejarse de ella, asique al fin, salió corriendo de allí, corrió y corrió hasta llegar a su casita pequeña y se tumbó en la cama, lloró y lloró, no podía hablar, no tenía corazoncito..¿qué le ocurría?
pasó el tiempo, casi nunca salía de su pequeña habitación, triste y desconsolado contaba las horas, una y otra vez,hastiado de la vida, cual fue la razón, no lo sabía pero inmediatamente se presentó en el palacio pequeñito de la muñeca de trapo bailarina, ella le abrió la puerta feliz.
-sabía que vendrías, siento algo entre tu y yo dificil de explicar, pasa pasa.
el muñequito sin corazón y con su boquita cosida pasó al interior, se sentó en una silla y se dedicó a escuchar el tic tac del reloj de cuco de la pared.
seguía sin poder hablar, pero sentía algo cada vez que miraba a la muñequita, como una prsión en su agujerito, donde debía estar su corazoncito rojo, y en su lugar relleno blanco y blandito.
-Me gustas mucho mucho, eres tierno y bonito, acéptame por favor como tuya.
el muñequito se sorprendió, pero no era capaz de hablar! además sin corazón no podía sentir nada de nada, amor? no podía sentirlo.
no dijo nada porque no podía, le cayeron dos lágrimas grandes que rebotaron en el suelo.
la muñequita se acercó y con unas tijeras le cortó los hilos que impedían que hablara.
-gracias, gracias gracias...--dijo alegre el muñeco, abrazó a la muñequita con mucha emoción.
¿emoción?no podía sentirla...no tenía corazón, ¿qué ocurría entonces?
se miró el pecho de tela y vió su corazoncito rojo resplandeciente.
-mi corazón!!lo encontré al fin!
-claro, lo tenía yo, él vino a mi porque se sentía muy triste, tu corazon me contaba historias tristes y quise curarlo, tus historias eran tan tristes, tan tristes que quise aliviarte el dolor, porque gracias a tu corazón me enamoré de ti, siempre tan callado, tan frágil, dependiente de tu voz, incapaz de transmitir tus sentimientos a los demás por tu corazón.

y así el muñequito de trapo, con corazón y con el relleno bien guardado en su interior se quedó con ella para aprender a decir sin palabras lo mucho que la necesitaba cada día, porque el pequeño muñequito de trapo, cayó enamorado sin remedio.

cayó enamorado de verdad, aquel piano que se oía eran los murmullos del corazón de la muñequita, eran los te quiero más sinceros que podía decir, sin abrir la boca, solo con el alma.


Morticia

1 comentarios:

Lilly dijo...

Angie T_T que cosa tan triste a veces niendo corazon nos cerramos al amor y eso si que es triste!

x suerte hemos encontrado como salir de eso XD

tkm..

mi amiga "oscura" XD